Perdonar - Amar - Liberar

Cuando inicias un camino espiritual, el perdón es un tema que escucharás muy frecuentemente. Pero, ¿qué es el perdón?, ¿qué es perdonar?

¿Qué significa verdaderamente perdonar?


Si, ya sé, son muchas preguntas. Y en realidad, me gustaría que fueran menos, que yo tuviera menos para que con un solo post te pudiera dar todas las respuestas que estas buscando y resolver todas tus dudas. Pero no es así, al igual que tú estoy aprendiendo y eso es lo que comparto en este blog: mi camino de aprendizaje. Los temas que voy descifrando poco a poco, las respuestas que voy recibiendo es lo que comparto contigo. Y quizás alguna palabra, alguna frase, te ayude a ti a descifrar algo para encontrar tus respuestas que te acerque a tu camino espiritual.


Empecemos por el principio, ¿qué es perdonar? De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española(1), perdonar viene del latín tardío perdonãre, de per- 'per-' y donãre 'dar'. Y nos da cuatro definiciones:


1. Dicho de quien ha sido perjudicado por ello: Remitir la deuda, ofensa, falta, delito u otra cosa.

2. Exceptuar a alguien de lo que comúnmente se hace con todos, o eximirlo de la obligación que tiene.

3. Renunciar a algo o privarse de ello. (No perdonar un baile. No perdonar un postre)

4. Renunciar a un derecho, goce o disfrute.



¿Y qué dice sobre perdón? Bueno, aquí nos da 5 definiciones:

  1. Acción de perdonar.

  2. Remisión de la pena merecida, de la ofensa recibida o de alguna deuda u obligación pendiente.

  3. indulgencia (II remisión de los pecados)

  4. Gota de aceite, cera o material similar que cae ardiendo.

  5. Obsequios que se traen de una romería, tales como frutas secas, dulces u otras golosinas.

Por otro lado, para este post, quise leer lo que la religión* escribe y piensa sobre el perdón, sobre perdonar. Encontré un articulo(2) - el cual recomiendo ampliamente - que da las siguientes definiciones al perdón:

  1. Reaccionar ante un mal.

  2. Actuar con libertad.

  3. Recordar el pasado.

  4. Renunciar a la venganza.

  5. Mirar al agresor en su dignidad personal.

En este artículo escriben algo hermoso, las actitudes que nos ayudan a perdonar: amor, comprensión, generosidad y humildad.


Perdonar es el querer lo mejor para nosotros y para el otro, sí, para el que creemos que nos ha lastimado, el que nos ha ofendido. Perdonar es querer liberarnos y liberar al otro. Romper patrones y cadenas que seguramente hemos venido viviendo una y otra vez. Romper historias para iniciar otras.


Cuando perdono, pongo fin a este círculo vicioso; impido que la reacción en cadena siga su curso. Entonces libero al otro, que ya no está sujeto al proceso iniciado. Pero, en primer lugar, me libero a mí mismo.(3)

Si no queremos ver, no sanamos. Si decidimos ignorar y hacer como si no pasara nada, no sanamos, nos dañamos y después, con el tiempo pagaremos factura de esta decisión y generalmente es a través de una enfermedad.


¿Se acuerdan del libro "Como evitar a los vampiros energéticos" de Christine Northrup?


Bueno, pues en su libro menciona que los monjes tibetanos suelen enfermarse de diabetes. La razón que ella le da a esta enfermedad, es que los monjes reprimen sus enojos o sentimientos negativos, tratando de endulzarlos. Reprimen sus sentimientos endulzándolos y al final reciben una enfermedad crónico-degenerativa.


Quien perdona, no cierra los ojos ante el mal; no niega que existe objetivamente una injusticia. Si lo negara, no tendría nada que perdonar(4).

No dejes que el rencor te endurezca, no dejes que el rencor apague tu brillo, no dejes que el rencor te cambie y te quite la felicidad que has venido a vivir. Decide perdonar en el amor, sobre todo por amor hacia ti.


Como todo en la vida, es nuestra decisión perdonar o no. Tenemos un maravilloso y a la vez peligroso libre albedrío que aplica también para el perdón.


Creo muy importante enfatizar que perdonar no es ignorar lo que nos lastimó. Perdonar tampoco es justificar al otro. Porque si justificas, es como si encontraras las razones, por las cuales validas la acción que te hirió o te hizo daño. Perdonar es ver desde el amor, es entender al otro, desde sus zapatos.

Recuerda que todos actuamos de acuerdo a las experiencias y conocimientos que tenemos en ese momento. Todos estamos aprendiendo, todos cometemos errores, todos herimos y lastimamos alguna vez a alguien, y lo que hay que aceptar es que no pudimos hacerlo de otra manera en ese momento, porque actuamos de acuerdo a las herramientas que teníamos. Eso le pasa también a nuestro agresor y eso es lo que tenemos que tener en cuenta.


El secreto consiste en no identificar al agresor con su obra. (5)

Ve al otro, primero con amor, y después recuerda que no pudo hacerlo de otra manera. El no es lo que hizo, porque él, al igual que tú es solo una persona viviendo una experiencia terrenal.


Perdonar es tener la firme convicción de que en cada persona, detrás de todo el mal, hay un ser humano vulnerable y capaz de cambiar. Significa creer en la posibilidad de transformación y de evolución de los demás.(6)

Se puede perdonar llorando, se puede perdonar enojado, se puede perdonar decepcionado. Tú tomas la decisión de perdonar, pero no evitas los sentimientos que estas viviendo y experimentado. Al contrario, por respeto y amor a ti, los aceptas, los vives, los trabajas y das el paso hacia el perdón. Muchas veces necesitaras ayuda de algún amigo, quizás de un terapeuta, psicólogo, un coach, un consejero espiritual o un libro. Tomar la decisión de perdonar se escribe más fácil de lo que se toma.


Cuando decidas perdonar, es normal y natural que necesites tu espacio y te alejes de tu agresor para entonces empezar con este proceso. Recuerda, que perdonar es siempre una decisión, tu decisión; respeta tus tiempos, no fuerces nada. Puedes ayudarte con tantas técnicas, y sí, entre otras recomiendo la meditación y la oración.


Al perdonar, que no te gane ni el ego ni la arrogancia. Perdona por amor, no como una lección para el otro. El otro puede arrepentirse o no, no importa, importa lo que tu decidas, por ti y luego por el otro, y así dar un paso más hacia tu felicidad.


No seas tu enemigo. Toma la decisión y perdona, para acercarte al amor, para ser amor, para ser libre.


Hoy decido, en primer lugar, perdonarme a mí, por ser tan estricta conmigo, por no haberme permitido en tantas ocasiones simplemente disfrutar, por exigirme tanto, por olvidarme y poner a otros en primer lugar, por adaptarme y creer que así sería aceptada. Hoy me perdono con todo el amor que tengo y perdono a muchas personas que me hicieron daño, que me dejaron, que me criticaron, que me acusaron sin razón. Los perdono porque quiero encontrar la paz y la felicidad plena para disfrutar de mi vida al lado de las personas que me han dicho siempre sí, que me quieren a su lado. Hoy libero tantas cosas y tantos sentimientos. Hoy doy un paso más hacia mi camino espiritual.


Espero que estas líneas te hayan ayudado. Que hayas encontrado un poquito de inspiración para dar el paso hacia el perdón. Y no me queda nada más que escribirte que me encantará leer tus comentarios, por que estoy segura que en tus palabras encontraré mas inspiración para mi camino espiritual.


¡Gracias por leerme!


#CuentaTuHistoria #Perdonar #Perdon #Liberate #ViveEnAmor


Bibliografia

(1) Diccionario de la Rael Academia Española - https://dle.rae.es/

*Aqui me baso en la religión que conozco y es la religión católica.

(2) Burggraf, Jutta. Aprender a Perdonar. 2. Actuar con libertad - https://opusdei.org/es-es/article/aprender-a-perdonar/

(3) Burggraf, Jutta. Aprender a Perdonar - https://opusdei.org/es-es/article/aprender-a-perdonar/

(4) Se ha destacado que la justicia, junto con la verdad, son los presupuestos del perdón. Cfr. JUAN PABLO II, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz Ofrece el perdón, recibe la paz, 1-I-1997.

(5) El odio no se dirige a las personas, sino a las obras. Cfr. Rm 12,9. Apoc 2,6.

(6) Burggraf, Jutta. Aprender a Perdonar. 2. Comprension - https://opusdei.org/es-es/article/aprender-a-perdonar/

6 views0 comments

Recent Posts

See All