top of page

Vuela Alto 🦋

Justo hace una semana - estoy escribiendo en domingo -, estaba igualmente en el sofá, pero sin poderme moverme, todo, absolutamente todo me dolía; vamos, si las pestañas pudieran dolor, seguramente me hubieran dolido también. 😜


A ver, te cuento con más calma. El fin de semana pasado estuve en un lugar maravilloso llamado Weggis y todo el sábado y la mañana del domingo lo dediqué a hacer yoga. Participé en un festival llamado “Yoga meets Weggis” y viví toda la experiencia yogui, incluyendo comida vegana, productos orgánicos, inciensos, etc.


Y bueno, el decir “lo dediqué a hacer yoga” se traduce a dos clases el sábado de dos horas cada una y una clase el domingo de dos horas. Cada maestro mostró su técnica y su experiencia con el yoga; obvio tuve mis favoritos y mis no tan favoritos.


Pero, no te voy a hablar de asanas, kriyas, mudras, etc., lo que hoy te quiero compartir es lo que viví el sábado por la tarde-noche. Cerramos ese día con una ceremonia al fuego - que poco tiene que ver con el yoga, según yo, y sí mucho con parte de mi cultura, ya que según Wikipedia la ceremonia del fuego 🔥 proviene de los mexicas y tenía la función de equilibrar y ordenar el universo. La finalidad de nuestra ceremonia no era equilibrar y ordenar el universo, sino equilibrarnos y ordenarnos a nosotros mismos a través de soltar aquello que no necesitamos más en nuestra vida


La persona encargada de dirigir la ceremonia nos dijo que además de ser maestra de yoga, ha aprendido sobre el chamanismo y que esta ciencia le ha cambiado la vida. Te voy a ser totalmente sincera, de inmediato entré en un escepticismo que me dije: no voy a participar en lo que estamos haciendo, me voy a quedar como espectadora y nada más. ¿Por qué mi reacción? Pues porque sé que no cualquier persona puede dirigir un ritual así, y como vivimos en un mundo en donde tomas un curso en YouTube y ya te certificas de algo, no estaba segura qué tan preparada o no estaba esta persona para guiarnos. Al final, ha sido una de las experiencias más hermosas de mi vida. ♥️



Como ya te mencioné, la intención de esta ceremonia, o al menos lo que yo entendí, fue el liberarnos o desprendernos de aquello que ya no queremos en nuestra vida; a perdonarnos y perdonar. Una vez encendida la fogata, e iniciar la música con el tambor, yo súper puesta en mi posición de no voy a hacer caso a nada y sólo me quedo aquí viendo a ver qué pasa. Pero no tengo otra forma como explicartélo más que decirte que escuché un "confia” y entonces confié y me dejé llevar por, digámoslo así, la meditación. Mi experiencia - lo que viví, vi y escuché - no estoy lista para compartirlo aquí todavía - ¡perdóname!, pero fue algo tan personal y hermoso, que no sé cómo ponerlo en palabras para no parecer una loca -. Lo que sí te comparto es que en ese momento, al estar dentro de la meditación, las lágrimas empezaron a salir de mis ojos y lloré, pero no de tristeza, sino de una alegría inmensa y un agradecimiento eterno por poder revivir y vivir, por estar y no estar, por ser, por existir, por mi presente y por mi pasado. Esta experiencia maravillosa, me ha dejado ver que no estoy sola, que tengo un círculo de personas que me cuidan, me aman, están ahí para ayudarme y sostenerme, y además, que siempre a mi izquierda y a mi derecha habrá alguien para mí. Me hizo darme cuenta que dentro de mí hay tanto amor y paz y eso es lo que tengo y quiero vivir todos los días de mi vida y compartir con el mundo. Esta meditación me ha dejado tranquila en cuestión de mis miedos a enfermarme, pero sobre todo, me ha dado la pauta para vivir y volar alto: "vive y vuela alto", ese fue el mensaje final que escuché. Eso, eso lo que la vida quiere de mí, que viva y llegue hasta donde pueda llegar y más. Ahora, después de todos estos mensajes recibidos, viene el pequeño problema: estoy tan envuelta en mi forma pasiva de vida que me hubiera encanto que me dieran las instrucciones de cómo empezar. Pero bueno, parte de ese empezar es escribiendo y aquí estoy, compartiendo algo muy íntimo contigo, porque el compartir me hace sentirme viva y me hace sentir que de alguna forma apoyo tu camino de búsqueda y de crecimiento.


Esta ceremonia también me ha dejado claro que tengo que resolver un problema que ando arrastando y que no sé como resolverlo. Espero tener la valentía para hablarlo o escribirlo, sin herir y sin sentirme vulnerable y sentirme herida. He de empezar a prepararme para solucionarlo, porque este asuntito no resuelto se está manifestando en mi cuerpo - como mi terapeuta chino me ha dicho: “esta contractura que traes es en el meridiano de la vesícula, que quiere decir que traes un enojo, frustración y/o una tristeza que no has sacado” -.



Una ceremonia que yo estaba anulado desde el principio me ha mostrado tanto y me dio mucho para trabajar. Doy gracias de haber escuchado ese “confía” y ahora sé un poco más por dónde seguir para continuar sanando, creciendo y alcanzar esa paz y tranquilidad que todos queremos en nuestra vida.


Mi único consejo para ti sería que si decides participar en cualquier ceremonia o ritual de este tipo, investiga para que tengas la plena seguridad de que la persona que lo va a dirigir en verdad tiene el conocimiento para hacerlo.



Quiero cerrar este post contándote que en este festival conocí a alguien. Irreal conocer a alguien con gustos y hobbies tan iguales a a los míos. Fue hermoso sentirme escuchada, atendida y recibir pequeños detalles que hablan tanto de una persona. No pasó nada, ni ha pasado nada y no sé si pasara algo; vamos, será el destino o las ganas, las que den las pautas para volvernos a ver o no. ¿Qué si me gustaría volver a verlo? ¡Claro!, es la primera persona que conozco después de mucho tiempo

que me gustaría conocer más. Pero le agradezco esos momentos que compartimos y por darme tanto sin que siquiera lo supiera. ¡Gracias!


Al final, con lo que me quedo de este encuentro es el darme cuenta que el conocer a alguien es posible; que esa persona que he manifestado está en este mundo, existe y que en algún momento nos cruzaremos en este maravilloso camino que es la vida ♥️.


Gracias por esperarme y por tu paciencia, se que últimamente no he escrito mucho. Por eso ¡muchas gracias por leerme!


Como ya sabes me va a encantar leer tus comentarios, tus experiencias y sobre todo saber si te ha gustado este post.


Por favor, no te olvides tú también de vivir y de volar alto. Eso es la vida: vive y vuela alto.


Contando mi historia,

Monserrat 🦋



#YogaMeetsWeggis #YogaFestival #CeremoniaDelFuego #Chamanismo #ExperienciaEspititual #VuelaAlto #Vive


25 views0 comments

Recent Posts

See All

VETE

Post: Blog2_Post
bottom of page